EL AMO DE LLAVES DE JÉMEZ

EL AMO DE LLAVES DE JÉMEZ

Llegó el día que tenía a Cruz Azul en los reflectores de todo el mundo, un partido que esperaban por saber que tanto parecería la maquina ya un equipo de Paco Jémez con el aproximadamente un mes que tuvieron para trabajar en la aplicación de un modelo juego mucho más exigente para jugador que el acostumbrado en México.

Siempre en todas las casas hay una persona encargada de equilibrarla, la que de una u otra forma es el sostén de esta, la encargada de saber siempre todo de esta casa. La persona dueña de las llaves de la casa, y en el Cruz Azul de Jémez nos bastaron unos cuantos minutos para saber quién el amo y señor de las llaves, este será Gabriel Peñalba.

El argentino criado en el club Argentino de Quilmes hace rato que ya sonaba para reforzar a bastantes equipos de la Liga y después de un vaivén de rumores por fin llegó un club de los llamados grandes, un grande que estaba reestructuración. Sin embargo, al tener a uno de los mejores 5 de la Liga MX y campeón de América, dícese Francisco Silva ¿cabría el grandote de Buenos Aires?

En un mediocampo que parecía sufrir una falta de entendimiento entre Silva y Baca que no lograban crear un sistema de comunicación entre ellos para saber cuándo uno iría a “morder” o se uniría al ataque mientras que el otro sería el contención hacía falta alguna pieza, y muchos pensábamos que sería un volante más mixto, pero no, fue un contención. Es decir, había 3 futbolistas que podían ejercer la función del 5 ¿y ahora?

Para Jémez no sabemos qué tan difícil fue, pero hoy parece que llegó al mejor diagnóstico. Darle a Corona (un hombre con carácter) el poder de ser el líder en el papel con el gafete, al Chaco (el ídolo de la afición) ser el referente emocional del equipo, pero el equipo tiene un referente en la cancha, el que le mueve los hilos y es Gabriel Peñalba.

Para sacar el balón en línea de 3 y encontrar al hombre indicado (que fue casi siempre Rafa Baca), organizar el equipo, contener para así liberar al mismo Baca que es un volante de recuperación de muchísima dinámica quien se siente seguro con Gabi a la espalda. Si Aldrete tuvo un primer tiempo tan espectacular fue por la seguridad que le daba Peñalba de jamás olvidar la medular y así mantener el equilibrio del equipo. Y algo muy importante, cuando requirió de ir al ataque, siempre supo dárselo a entender a Rafa quien también supo servirle de escudo.

Con Silva cambiaron un poco las cosas, no encontró tanto al “Gato” para darle el balón y se reflejó en los números. Jugando Baca de 35 pases solo falló uno, jugando Silva falló 4 de 12. En total tuvo un 89% de efectividad en pases, algo impresionante.

 

FUENTE. http://rectanguloverde.com/2017/01/08/el-amo-de-llaves-de-jemez/